Baja visión

Para pacientes con las habilidades visuales disminuídas sin posibilidad de tratamiento quirúrgico ni médico

Es cualquier grado de discapacidad visual que limite significativamente lo que una persona ve y no pueda ser corregida con gafas de prescripción convencional, lentes de contacto (LC), tratamiento médico o quirúrgico.

Aquellas personas que mantienen cierto grado de visión útil y tienen dificultad para realizar con normalidad tareas habituales como leer, ver la televisión o coser, pueden beneficiarse de la adaptación de ayudas ópticas como complemento a los tratamientos médicos y quirúrgicos realizados.

Cualquier persona que no pueda realizar tareas habituales con sus gafas convencionales y ya haya recurrido a al medicina o cirugía, puede beneficiarse de la adaptación de ayudas ópticas.

Incluso en personas con poca agudeza visual se consiguen buenos resultados; siempre que estén motivadas y dispuestas a trabajar durante la rehabilitación. Más del 50% de estas personas son mayores de 60 años y padecen Degeneración Macular Asociada a ala Edad (DMAE).

Las causas más frecuentes que producen Baja Visión son:

• Degeneración Macular asociada a la edad (DEMAE)

• Retinopatía Diabética

• Catarata no operable

• Glaucoma Atrófico Degenerativo

• Retinosis Pigmentaria

• Miopía Magna

• Desprendimiento de Retina

¿Cómo ven las personas con Baja Visión?

- DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad): es la enfermedad ocular más frecuente en la población mayor. Causa perdida de visión central, dificultando la lectura y tareas de cerca. La visión periférica es útil para identificar objetos, siempre que se entrene su visión excéntrica en un programa de rehabilitación visual y se adapten las ayudas ópticas correspondientes.

- Retinopatía Diabética: El 80% de los diabéticos tiene afectados los vasos sanguíneos retinianos. Esto puede producir borrosidad central generalizada aunque con frecuencia se dispone de alguna zona de visión intacta.

- Miopía Magna: no consiste únicamente en tener muchas dioptrías. Las personas con miopía magna tienen una mayor susceptibilidad de presentar complicaciones oculares. Se ha asociado con un mayor riesgo de tener cataratas, glaucoma o alteraciones del polo posterior del ojo. Este riesgo es mayor cuanto más elongado está el globo ocular.

- Desprendimiento de Retina: se produce por muchos motivos y muchas veces puede ser restablecida con cirugía. El agujero o desgarro formado puede llenarse de líquido y despegar la retina de su posición normal. El defecto visual puede aparecer cómo una sombra oscura, por encima o por debajo del campo central, "como una cortina" que dificulta la visión.

- Glaucoma: El tejido ocular está dañado debido generalmente a un aumento de presión dentro del ojo. Si no es tratado a tiempo, puede dañar tremendamente la visión periférica, dejando como consecuencia una pequeña zona central de visión útil; "visión en túnel".

- Retinosis Pigmentaria: Es una enfermedad hereditaria que afecta al tejido retiniano. Se caracteriza por ceguera nocturna y "visión en tunel". En algunas ocasiones la visión central también está afectada.

- Cataratas: es una opacificación del cristalino que produce una pérdida general de la visión del detalle. El campo visual no está afectado, pero resultan molestos el deslumbramiento y la posible percepción de doble imagen.

AYUDAS ESPECIALES PARA BAJA VISIÓN

Pantalla polarizada con test de Sensibilidad al contraste y Tests específicos de Baja Visión

 Pantalla polarizada

Sensibilidad al contraste

La sensibilidad al contraste es la medida de la habilidad del sistema visual para distinguir entre un objeto y el fondo sobre el cual está. Un ejemplo para entender la diferencia entre un alto y bajo contraste es imaginar un gato negro en un fondo de nieve blanca (alto contraste) y un gato blanco en un fondo de nieve blanca (bajo contraste).

Uno de los primeros signos visuales en muchas enfermedades es la disminución de la sensibilidad al contraste. Por esto, este examen es útil en la detección temprana de un amplio grupo de enfermedades.

FILTROS

Se recomiendan a aquellas personas que padecen sensibilidad al deslumbramiento, visión borrosa, pérdida de sensibilidad al contraste y dificultad para adaptarse a cambios bruscos de niveles de iluminación.

ARTÍCULO FILTROS

ALGUNAS AYUDAS PARA BAJA VISIÓN

Éste tipo de ayuda facilitará su vida cotidiana y le ayudará a recuperar la independencia a la hora de escribir, leer las cartas del banco o un prospecto, etc.

Para cualquier consulta, llámanos al 923 217 770
Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando por el sitio, significa que usted acepta el uso de cookies. Más Información